Ebriedad

Apurando la cena de aceitunas y nueces,
Luth y Cloe se cambian una tersa caricia;
Beben luego en el hoyo de la mano, tres veces,
El agua azul que el cielo dio a la estación propicia.

Del corpiño indiscreto, con ingenua malicia,
Ella deja que alumbren púberas redondeces.
Y mientras Luth en éxtasis gusta sus embriagueces,
Cloe los bucles pálidos del amante acaricia.

Anochece. Una bruma violeta hace vagos
El aprisco y la torre, la montaña y los lagos…
Sofocados de dicha, de fragancias y trinos,

Ella calla y apenas él suspírala: ¡Oh Cloe!
¡Mas de pronto se abrazan al sentir que un oboe
Interpreta fielmente sus silencios divinos!


Poema Ebriedad - Julio Herrera y Reissig