Cementerio

Aquí germina, en calma, el olvido…

Rainer María Rilke

La tierra es blanda para que en ella

Resbalen los féretros y el césped mude de aires.

En las noches musitan las sombras,

Vuelan, insinúan fugitivas lunas.

Frente a ese canto de despedida hiriendo la garganta,

Me quedo sin palabras, hundido en mi sangre.

Frente a cada nicho helado, faltan las palabras;

Frente a cada cruz o imaginero,

Viene aquella infancia de noches, el candil oscuro,

El aire coagulado entre las nubes de los cirios.

Por eso los cementerios trastornan mis sentidos:

Esa presencia invisible, huidiza, lengua apagada,

Deshace mi aliento, pese a que es mi destino.


Poema Cementerio - André Cruchaga