De ti podrá decirse

De ti podrá decirse:
“tuvo un incandescente
Anhelo, una gran ansia
De santidad. Quería
Llegar a la excelencia
Cristiana; ser perfecto
Como el Padre Celeste
Es perfecto; soñaba
Con devolver caricias
A quien clavó el colmillo
De sus malevolencias
En él, hasta cebarse.
Amaba a Dios, acaso
Como pocos le aman
(Dios, que lo ve, lo sabe).
Más fue tal su miseria,
Su endeblez para el vuelo
Divino, que las pobres
Alas lo traicionaron. . .
Y se quedó en el fondo
De su charca… Miraba
Pasar aves y nubes,
Con blando volar quedo,
Y le decían: ¿Subes?
Y él gemía: ¡No puedo!


Poema De ti podrá decirse - Amado Nervo