Botia macracantha

Le pinté la pecera de color caramelo.

Le compré doce cuerdas de guitarra

Y le puse de nombre K 121.

Era hermoso y brillante.

Y era capaz, de un salto, de hacer un pentagrama

Con huevas de caviar y cintas plateadas.

Y cuando me dormía rendida por la pena,

Iba de un lado a otro componiendo preludios

Y bellas melodías que convertían el mar

En un cuenco de arpegios y sonatas.


Poema Botia macracantha - Elsa López