Hasta luego

A mi padre, actor. In memoriam.
Adiós, comendador. No, hasta luego.
Aquí no se concluye tu diario.
Ya sé que has encontrado otro escenario
Donde resucitar tu antiguo fuego.
Huele a estreno en el cielo, a marquesinas
Que anuncian un sinnúmero de estrellas
Y un programa infinito de obras bellas
Catalogadas, todas, de divinas.
Volverás a dar vida a Tabo, a Jantos,
Al alcalde, a Peter y a otros tantos
Que encarnaste con tanto corazón
Y aquí por epitafio queda inscrito:
Sergio Doré. Teatro El Infinito.
Comienza la función.
(Hablen bajito
Que hay luz del otro lado del telón).


Poema Hasta luego - Jorge Antonio Dore