…luego, hubo un rostro

Esbelto y largo el cuello,
Casi tanto, tan largo,
Como lo fue el deseo de sembrarlo de besos;
Sensual la nariz, conocedora
De que, por complacerla,
Inventaron las flores sus aromas;
Horizonte de fuego la línea de la boca;
Lago, los ojos, de aguas cristalinas
Envueltas en un aura misteriosa,
En las que, fatalmente,
Dulcemente,
Alenté a naufragar a mi mirada…
Y una menuda rosa,
Asomada en el ámbar de tu brazo
Que soñé, arrebatado,
Que no fuera otra cosa que una llamada urgente.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema …luego, hubo un rostro - Rafael Valero Oltra