A la eternidad del pensamiento

No sólo envidia al suelo, no envidiada
Sólo tu altiva frente de una estrella
Era, ¡oh gallarda torre, cuanto bella
Temida, y cuan temida respetada!

Ya (¿qué no allana el tiempo?) derribada
Creces llanto a Sagunto; niega vella
La yedra, huésped que se abraza en ella,
O ella se esconde en ella de afrentada.

No le prestó su fe, su fortaleza;
Mas ¿qué homenaje deja el tiempo duro
Que en brazos de sus alas no dé al viento?

No hay bronce que a su fuerza esté seguro.
Tú, triste, eternidad, valor, firmeza
Busca, no a bronce o torre, a un pensamiento.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema A la eternidad del pensamiento - Luis Carrillo de Sotomayor