Vespertina

Las tardes son iguales hace treinta y seis años:
El mismo sol cansado de tanto caminar
Por los cielos profundos y los mismos rebaños
De nubes sonrosadas viajando sobre el mar.

Hay tardes nebulosas, húmedas y otoñales;
Hay tardes encendidas que inspiran sólo el bien;
Pero treinta y seis años hace que son iguales.
Yo, que las amo tanto, ¡lo recuerdo tan bien…!

En cada tarde hay una femenina ternura
De paloma, de garza, de manantial, de flor,
Donde toda alegría se hace serena y pura,
Donde se santifica todo humano dolor.

Pero esta tarde tiene una melancolía
Tan honda, tan callada, tan sincera, tan cuel,
Tan acremente amarga que hasta se pensaría
Que alguien volcó en los cielos una copa de hiel.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Vespertina - Ricardo Miró