Vengo del norte iv

EN tus dominios las horas surgen de la nata,

De los campanarios del deshielo, del alma de la leche.

Esta es la estación de las promesas,

El mes por donde cruzan los afluentes del tiempo

Y donde cogen agua las almas sin oficio.

No tengas miedo; la eternidad es húmeda

Como los besos tiernos de una boca inundada.

Deja aquí nuestras cosas,

Esta es la temporada de frutos deliciosos,

De américas y tangos maduros de coraje.

Deberías ponerte este pañuelo para pisar la vida

Que palpita en las uvas

Y viajar a la siega de nombres imposibles.

Canta como si hubieras estado muchas veces enamorada

Del verano,

Como si hubieras ido muchas tardes a las tradicionales

Danzas de las espigas,

Como si hubieras nacido para morir en una vieja mina

De amapolas.

Estas tierras han sido reservadas para el más allá

De los desesperados.

Por aquí han pasado muchos otros a preguntar a dios

Cuántos pasos nos quedan al destino.

No tengas miedo; come unas bayas de esa esperanza roja

De la sangre del mundo;

Prométeme, prométeme. Esta es la estación de las promesas:

De decir que estás acostumbrándote a no llevar la carne,

De empezar a ser un girasol de cicatrices,

De celebrar el llanto de la Naturaleza.

La mentira está dentro de todos los arbustos,

De todos estos seres que han echado raíces

Sobre sus propias sombras,

Pero tú necesitas una droga de barro,

Un tallo de papiro que conserve los signos

De tu belleza acuática.

Aquí las horas no dejarán huella en tu mirada

Porque las horas surgen de la leche que ordeñan los

Montañeros,

De las ubres hinchadas de una madre parida.

Yo te prometo ser el campesino de todos tus dominios,

La voz que te detenga la lluvia y el granizo

Cuando estén en flor aún los cerezos dispersos por tus labios;

Esta es la estación de las promesas,

El tiempo en que la tierra se abre como los sexos insaciables,

Es la estación más larga de la vida.


Poema Vengo del norte iv - Aurelio González Ovies