Tus ojos, bella flora

Tus ojos, bella Flora, soberanos,
Y la bruñida plata de tu cuello,
Y ese, embidia del oro, tu cabello,
Y el marfil torneado de tus manos,

No fueron, no, los que, de tan ufanos
Quanto unos pensamientos pueden sello,
Hiçieron a los míos, sin querello,
Tan a tu gusto vitorioso llanos.

Tu alma fue la que vençió la mía,
Que spirando con fuerça aventajada
Por ese corporal apto instrumento,

Se lançó dentro en mí, donde no avía
Quien resistiese al vencedor la entrada,
Porque tuve por gloria el vencimiento.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Tus ojos, bella flora - Francisco de Medrano