Tengo los ojos tristes

Desde Europa
Tengo los ojos tristes de medir la distancia,
Y alimentar envidias de las nubes viajeras.
Tengo los ojos tristes de ojivas y de herádicas,
De cumbres encumbradas y de arcaicas cadencias.

Tengo tristes los ojos con que la luz del trópico
Estrenó mis pupilas allá en lejanas tierras,
Allá donde embarrancan mis recuerdos más hondos
En playas cristalinas de mangles y palmeras.
Se me escapa la vida detrás de cada barco,
Se me pierden los ojos detrás de cada vela
Y maldigo las anclas de los barcos anclados
Contemplando mis manos que no son marineras.
La tarde se despide silente, reducida
A un gris telón de fondo que no me corresponde.
Me siento extraño en medio de esta escenografía
Que amordaza con niebla los más puros colores.
Un sueño de horizontes se me enreda en el alma
Y suspiro por costas de inagotable arena,
Nombres que cada día recuento en mi nostalgia
Cuando el insomnio vuelve para golpear mi puerta.
Y se me van las horas que se me van, pensando
La dimensión terrible de esta pena secreta.
Y como cada noche que me siento lejano
Tengo los ojos tristes de recordar mi tierra.


Poema Tengo los ojos tristes - Jorge Antonio Dore