Sonetos postreros

Nada hay aquí, la tumba está vacía.
La muerte vive. Es. Toma el espejo
Y mírala en el fondo, en el reflejo
Con que en tus ojos claramente espía.
Ella es misteriosa garantía
De todo lo que nace. Nada es viejo
Ni joven para Ella. En su cortejo
Pasa un aire frugal de simetría.

Cuéntale la ilusión de que tú ignoras
Dónde está, y en los años que incorporas
Junto a su paso escucharás el tuyo.

Alza los ojos a los cielos, siente
Lo que hay de Dios en ti, cuál es lo suyo,
Y empezarás a ser, eternamente.


Poema Sonetos postreros - Carlos Pellicer