Segunda parte

Que una conciencia sea libre o no,
Depende de la dirección del viento.
A eso se debe que existan demasiadas conciencias
Con vocación de veletas,
Sobre todo en esas situaciones
Que determinan una estabilidad económica
Según soplen los vientos en cada Dirección Administrativa.

Los casos más interesantes de conciencias subyugadas
Pueden hallarse en los lugares en que abunda
La concientización armamentista,
Cuyos miembros difieren de otros, concientizados
Pero privador de armas.

En esta forma
Podemos tener conciencia de lo que significa
La libertad de conciencia,
Cuando un Estado,
Enajenado por su inconciencia,
Consiente la enajenación
De la conciencia nacional.


Poema Segunda parte - Rafael Mendoza