Se prohíbe hacer aguas

Verás entre meadas y meadas,
más meadas de todas las larguras:
unas de perros, otras son de curas
y otras quizá de monjas disfrazadas.

Las verás lentas o precipitadas,
tristes o alegres, dulces, blandas, duras,
meadas de las noches más oscuras
o las más luminosas madrugadas.

Piedras felices, que quien no las mea,
si es que no tiene retención de orina,
si es qe no ha muerto es que ya ha expirado.

Mean las fuentes…Por la luz humea
una ardiente meada cristalina…
Y alzo la pata…Pues me estoy meando.


Poema Se prohíbe hacer aguas - Rafael Alberti