Sabado de gloria

(Para mi profesor
y distinguido amigo José M. Baba)

Esta mañana loca de campana,
y una como alegría retozona,
rebosa rica limpidez cristiana
en su franca pureza de madona.

“¡Cristo, Cristo!” resuena en la pradera
la elocuencia de Abril. “Toma estas flores;
colna me las brindó en la primavera
y ellas pueblan de triunfo mis ardores…

Cristo mira las almas sonriendo;
en sus sonrisas inquietantes, mudas,
un calor de entusiasmo se deslíe;

mientras todo ridículo, corriendo
sobre un pellejo hecho pollino, Judas
al verse tan estúpido, se ríe.


Poema Sabado de gloria - Luis Palés Matos