Qué pide al cielo el bien disciplinado

¿Qué pide al çielo el biendiciplinado
Filósofo? De Creso no el tesoro,
Ni de Midas el oro,
Ni de Augusto el estado,
Ni el trigo que Seçilia fértil siega,
Ni las vacadas de Calabria gruesas,
Ni las anchas dehesas
Que el Guadalquivir riega.

Poden aquellos a quien dio Fortuna
Viña, y la plata con primor labrada
Sirva al que estima en nada
El golfo, y le importuna
Y sulca tres y más vezes sin pena,
Caro a los çielos mismos. Yo, contento
Con poco, el mar violento
Veré desde la arena,
Y al çielo pediré sola una onesta
Y mediana fortuna, con buen seso;
Una vejez de peso,
Ni a mí ni a otro molesta.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Qué pide al cielo el bien disciplinado - Francisco de Medrano