Pobreza

Tuve que viajar,
Recorrer cuatro países,
Tres fronteras
Y cruzar dos ríos.
En cada aduana,
Entre las maletas y los guardias,
En cada bar,
Recorriendo las mesas y vitrinas,
Me topé con varios niños,
Sucios, lastimados
(en la piel y el corazón),
Inquietos, despabilados.
Unos me hablaron en guaraní,
Otros en español, y otros en portugués,
Unos me pidieron guaraníes,
Otros pesos,
Los demás reales.
Y todos eran diferentes,
Pero tenían el mismo rostro,
El mismo apetito infinito
(físico y espiritual).
Todos estaban solos,
En el frío, en el calor,
A la sombra, o en la noche
Cubriéndose apenas con un manto de estrellas.
Solos y hambrientos.
Y allí me di cuenta que,
A pesar de las barreras sociales,
Políticas, ideológicas, o del idioma,
De las creencias religiosas,
Del pasado atormentado,
Del futuro incierto,
Hay algo que unifica a nuestros países…
Y es que los pobres son todos iguales.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Pobreza - Juan Eduardo de Urraza