La pobreza perseguida

A bocados me come el zapatero,
Y a gritos me confunde el boticario
Con que raya y veré en su recetario
Como consta deberle un mundo entero.

Por otro lado sale el tabernero
Trayéndome de cruces un calvario,
Y por otro, con modo extraordinario,
Una vieja cobrándome el braguero.

Ni en estío me dejan, ni en invierno
Para cobrarme siempre con fiereza,
A pesar de mi modo afable y tierno.

No me deja esta gente alzar cabeza,
Y yo les digo, ¡diablos del infierno!,
¿Por qué así perseguís a la pobreza?



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema La pobreza perseguida - Manuel Justo de Rubalcava