Playa de luz

Mujer, playa de luz donde mi barca
Humilde, halla la paz sobre la arena.
Tú remiendas las redes de mi pena
Y el mar me reconoce por tu marca.
Refugio de pirata ennoblecido
En cuya piel recalo: mi tesoro,
Eres a un mismo tiempo cofre y oro,
Sirena que me encantas el oído.
Noctívago habitante de tu mundo
De algas y palacios interiores,
Me pierdo en tus corales de colores
Donde el amor se vuelve más profundo
Siempre en complicidad con la marea.
Nos vamos y volvemos diez mil veces
Entre fosforescencias, entre peces
Y despertamos con olor a brea
Sobre el país de luz del arenal.
Yo convertido en roca y tú en espuma.
Y nos perfila el manto de la bruma
Como a dos islas pálidas de sal.


Poema Playa de luz - Jorge Antonio Dore