Dorada década

Una tarde de julio tu risa hospitalaria
Me trajo siete sílabas de un trino.
Y formamos un verso alejandrino
Con nuestra profesión de tinta diaria.
Después fueron diez julios. Tu mirada de espejo
Invirtió en su reflejo la acción del calendario.
Y es el contraste de este aniversario
Que diez años atrás, yo era más viejo.
Derramaste en mis venas tu plasma de ternura.
Barriste el pedregal de mi avenida.
Ahogaste mis vejeces en una abreviatura.
Gracias, poseedora mujer y poseída:
Que en tu mano maestra cursé de asignatura
Los mejores diez años de mi vida.


Poema Dorada década - Luis Mario