Para siempre

Me voy con una triste sensación de vacío
Aunque no tengo nada que me impida marcharme,
Ni una casa, ni un hijo, ni un trabajo al que atarme,
Nada que justifique mi almanaque baldío.
No sé si al irme, el llanto se hará vidrio en mis ojos.
Quizá ni me dé vuelta para ver lo que dejo.
Mañana seré el mismo frente a un distinto espejo
Buscando, entre otras llaves, la que abra mis cerrojos.

Pero algo se me queda tras el avión y el tren,
Tras las sórdidas casas de esta antigua barriada,
Y esta agónica tarde y esta calle mojada
Porque si tú pudieras, te pediría: -¡Ven!



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Para siempre - Jorge Antonio Dore