Para acercarse a un nombre

(Poema cifrado en tres gotas)
I
Para acercarse a un nombre
no hacen falta caminos.
Acaso un par de sílabas
en el aire necesario para desposarlas:
el día, la nada.
II
Poca certeza
pero tanta ventura
y desventura
con sólo llamarla
en ese otro rocío que aún cubre
el silencio de mis horas.
Tres gotas.
Y en algún vecino idioma el presentimiento
como peregrina frescura del jardín.
III
De la vendimia
queda la deshauciada calma.
El fruto
como un largo dolor sin prisas.
De pronto
cae en un endecasílabo:
Olvido dulcemente malogrado.


Poema Para acercarse a un nombre - Eduardo Zambrano