Orlando o el desconcierto de las alondras



Los lunes, Orlando se suicida como Píramo.
Tisbe le imita los martes.
En Hiroshima nacen todavía hijos de la bomba atómica.

El miércoles, Ovidio se disfraza de Cupido.
Eneas mata a Dido los jueves.
En el mundo hay miles de millones de pobres.

Los viernes, Ulises sirve de cena el ojo de Polifemo.
En Moscú los mendigos se alimentan con carne humana.

Melusina, los sábados, es serpiente de cintura para abajo.
En el mundo hay miles de millones de mujeres castradas.

Los domingos es Marta de Nevares
Una gacela de la selva alucinada.

En la guerra de los Balcanes,
Todos los días Sísifo dibuja su pregunta.


Poema Orlando o el desconcierto de las alondras - Carmen Díaz Margarit