La serpiente y las florecillas de los dioses

La noche se abre

Perfume delicado

Leche tierna

Anillo aromático

Arriba el templo

A mitad del camino

Máscaras de la flor

Una luz cálida nos inunda

Y hace brotar truenos de los montes

La tierra está viva

Lo saben los sentidos con asombro

Una fisura entre las rocas

Gritos de pájaros y voces azules

Seguimos el cauce

Entre el verdor y el ruido

Violetas junto al río

¡hipnótico zigzag!

El viaje en un hilo

Va creando un campo de fuerza

Si se rompe el hilo

La corriente se detiene

Si se forma un círculo

La corriente se nivela

Pero la fuerza crece

Con la circulación

La serpiente de roca

La serpiente del cielo

La serpiente de la tribu

La serpiente de los sueños

La serpiente de luz interior

La serpiente y su tubo de neón

Deslizándose al pie de la escalera

Una visión encendida

Por la pura voluntad de ver

El rostro en la montaña

Lanza llamas


Poema La serpiente y las florecillas de los dioses - Alberto Blanco