Nuevo dÍa

La mañana presenta sus páginas en blanco.
Amarillas, lustrosas, páginas de la vida.
Una vida no es eso, no es poema inconcluso,
el poema está libre en el espacio incierto,
sobre la voz que clama. No intento hacer historia.
La vida permanece disipada en la nube
y se encuentra al aroma del café matutino.
No he de vivir más de la cuenta;
sólo un siglo completo.
Y que me otorgue el tiempo cómo maravillarme
con la luz y sus nuevas visiones.


Poema Nuevo dÍa - Eduardo Langagne