No es lo mismo

Un sueño: cargas cajas en un coche.

Otro más: peldaños que nos alejan y aproximan.

Un tercero: en algún lugar me abrazas

Mientras dices “tranquilo, tranquilo”.

¿Cuál de los tres inicia la secuencia?

Busco interpretarlos. Nada. Nada.

Tengo treinta y nueve años, muchas dudas

Y no es lo mismo ir al adiós o al encuentro.

No, no es lo mismo.

Y, como ante un tren que no sé si parte

O regresa, dispongo sólo de un cuerpo

Que arrojar a las vías

E interponer a su marcha.

Tranquila, tranquila: es nada más que una metáfora,

Y éstas no buscan cumplirse

A diferencia de, a veces, los sueños.

A veces, no siempre.

Y no es lo mismo.


Poema No es lo mismo - Juan Ramón Mansilla