Museo de villa giuglia

(ante el sarcófago de los esposos Caere)

Seríamos tú y yo aunque menos ancianos.

Ahí es nada,

Dos mil quinientos veinte años más jóvenes.

Yo te diría

En un idioma aún intraducible

Palabras con acento de seda,

Canciones semejantes

A estas que nos gustan en discos de vinilo.

Reclinarías la cabeza en mi pecho

Y haríamos el amor de una forma igualmente imprecisa.

La noche,

Una trenza inflamada,

Se abrirá en milagrosos fuegos artificiales,

Fogonazos

Sobre un mundo infinito,

Conciencia de una eternidad diferente

Y una esperanza menos firme que la mía.

Supimos vivir.

Qué hermoso epitafio.


Poema Museo de villa giuglia - Juan Ramón Mansilla