Su trenza

Bien venga, cuando viniere,
la Muerte: su helada mano
bendeciré si hiere…
He de morir como muere
un caballero cristiano.

Humilde, sin murmurar,
¡oh Muerte!, me he de inclinar
cuando tu golpe me venza;
¡pero déjame besar,
mientras expiro, su trenza!

¡la trenza que le corté
y que, piadoso, guardé
(impregnada todavía
del sudor de su agonía)
la tarde en que se me fue!

Su noble trenza de oro:
amuleto ante quién oro,
ídolo de locas preces,
empapado por mi lloro
tantas veces…, tantas veces…

Deja que, muriendo, pueda
acariciar esa seda
en que vive aún su olor:
¡Es todo lo que me queda
de aquél infinito amor!

Cristo me ha de perdonar
mi locura, al recordar
otra trenza, en nardo llena,
con que se dejó enjugar
los pies por la Magdalena…

19 de marzo de 1912.


Poema Su trenza - Amado Nervo