Mujer-mujer

Nunca serás de nido ni de rama.
Siempre serás de sol y desafío.
Inquieta y vertical como la llama,
Desde la fiebre de tu pulso brama
Un mar que entona la canción del rio.
Yo te admiro, mujer; tú eres la idea
Que brota y se ejecuta paso a paso.
Brillantez en el plan y en la tarea,
Ni cedes ante el mundo que golpea
Ni derramas licor fuera del vaso.
Nunca serás de rama ni de nido.
Eres de lucha, de campana y viento.
Con tu garganta – mágico tañido –
Puedes cronometrar hecha sonido
La tropa de mi sangre en movimiento.
Y he de aprender de ti, de tu sonrisa,
Cuando con tu sonrisa me señalas l
La ruta recta, la razón precisa.
Porque mis versos – hojas en tu brisa –
Aprenden a volar, sin tener alas.


Poema Mujer-mujer - Luis Mario