Madre

Madre
Apártame el vinagre y la sal!
Se deshace en pedazos mi cabeza
Y lleno de trapos y esparadrapos
Junto a la lámpara a medianoche pongo sobre los cuchillos
El viejo corazón
¿Qué significa para él
las constelaciones vistas por el islandés de ayer
y por el fenicio vagabundo del porvenir?

Esta noche acerco mi copa a los labios
Y brindo
Y vivo a fondo
Mi quemadura

Vino a tocar mi puerta la inteligencia
Me ató de pies y manos
Y después callada cerró la puerta
Y se fue al fondo de la noche inhóspita y callada…


Poema Madre - Roberto Armijo