Los ojos mÁs dulces de la tierra

Desengañémonos:

Aquellos que más nos quieren

No nos convienen nunca.

Acaban siempre

Por tener que tomar alguna

Decisión muy grave; nos dejan.

Cuando unos días más tarde

Nos caemos en medio de la calle,

De dolor, de debilidad, de desamparo,

Alguien a quien ni siquiera conocemos

Es quien nos ayuda, y al despertar

En cualquier camilla de hospital descubrimos

En la enfermera de turno que nos cuida

Los ojos más dulces de la tierra.


Poema Los ojos mÁs dulces de la tierra - Angeles Carbajal