Los egoístas

Por amenguar sus brillos celestiales,
los lanza el alto y los rechaza el bajo,
porque achican su horror huéspedes tales.

(14.- Canto III del Infierno.- Traducción del Marqués de la Pezuela.)

Vegeta sin sufrir, vive en mal hora,
amigo infiel y cómodo enemigo,
que, egoísta, jamás llevas contigo
la pena del tormento que se adora.
De premio indigno tu virtud traidora,
ni dignas son tus faltas de castigo:
y no hallas en la tierra un solo amigo
a quien decir ¿qué tienes? cuando llora.
Vos, los que ajenos de placer y duelo,
vais dando, sin amar ni ser amados,
abrazos sin calor, besos de hielo,
Moriréis sin virtud y sin pecados,
y siendo despreciables para el cielo,
seréis en el infierno despreciados.


Poema Los egoístas - Ramón de Campoamor