Lavémonos el pelo

Lavémonos el pelo
Y desnudemos el cuerpo.

Yo tengo y tú también
hermana
dos pechos
Y dos piernas y una vulva.

No somos criaturas
Que subsisten con suspiros.

Ya no sonriamos
ya no más falsas vírgenes

Ni mártires que esperan en la cama
el salivazo ocasional del macho.


Poema Lavémonos el pelo - Ana María Rodas