La sirena del campo

Sonámbula, la sirena.
¡Seguidla por la ladera!

(Bajo la verde lluvia de dos sauces,
sola, una hamaca que columpia el aire.)

Duerme, sirena del valle,
hija de la madreselva.
Tus trenzas de perejil
se te enreden por la yerba.

El esquilón del buey padre
da la hora de la siesta.

Bajo la verde lluvia de dos sauces,
sirena muerta, te columpia el aire.


Poema La sirena del campo - Rafael Alberti