La matanza

Unos dijeron: -¡Blanquearon nuestra sangre!

Otros: -¡Masacraron nuestras canoas de corteza!

Muchos agregaron: -¡Nos cortaron la oreja y
Hurtaron nuestra nutria!

Toda la raza se acopló al testimonio:
-¡Quedamos a la intemperie de las heridas
Venéreas!
-Entiendo, repuso el dios indígena tironeando
Su lío de huesos.

Luego,
Con el cráneo seco de lágrimas y los ojos
Llenos de pérdida
Se disgregó muerto de alma
Por la cara de la tuberculosis
Divina.
(de “Los Círculos”)



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema La matanza - Astrid Fugellie