La flor

Debajo del andamio de mi vida
Ha brotado una flor que cuido tanto
Que cuando es necesario riego en llanto
Para que se mantenga bien erguida.
Es una flor de débil apariencia,
Que sólo abre de noche, que perfuma
Hacia dentro y en medio de la bruma
Puede guiar con su luminiscencia.
El mundo la contempla con recelo,
El otoño la acosa prepotente
Sin rozarle ni un pétalo y se ve
Cada día más pura porque el cielo
La rocía de luz secretamente.
Y esa es la flor bendita de mi fe.


Poema La flor - Jorge Antonio Dore