A la flor

Flor modesta y delicada,
que ocultas tus hojas leves
y sencillas,
cual huyendo la mirada
de peligrosas y aleves
avecillas;
flor, consuelo del ausente,
que nunca adornas la frente
de los Cides,
sino el seno de las damas,
dime, flor, ¿cómo te llamas?
No me olvides.

Flor, que al cariñoso seno
recuerdas el dulce amigo
desgraciado,
mientras gime en suelo ajeno,
viéndose del patrio abrigo
desechado;
flor, que tímida consumes
los delicados perfumes
que despides
entre las selvosas ramas,
dime, flor, ¿cómo te llamas?
No me olvides.

Flor, recuerdo misterioso
de esperanza lisonjera
malograda;
con cuyo aspecto gracioso
torna la dicha que fuera
ya pasada;
y tornan llorados bienes,
risas, amores, desdenes,
blandas lides,
cenizas de antiguas llamas,
dime, flor, ¿cómo te llamas?
No me olvides.


Poema A la flor - José Joaquín de Mora