A la flor de la juventud

De Flori tierna flor, coroné el suelo,
Cual de gloria la frente de un Albano.
Albano gime, Flori llora en vano.
¡Ay, cuánto ríe aquesto el alto cielo!

De larga envidia mi purpúreo velo
Colmó la presunción de algún verano.
Pues Diciembre me vio, mas inhumano,
Como era tierna flor, me robó el hielo.

Vaso lloroso, oh caminante, encierra
Y bien lloroso, pues lo ha sido tanto
De mi caduca flor, caduca tierra.

Blandas palabras di, sosiega el llanto;
Así tu juventud burle la guerra
De aquel ladrón de su florido manto.


Poema A la flor de la juventud - Luis Carrillo de Sotomayor