La afortunada

Afortunada tú
La sin hueso por romper
La sin pata que meter
La sin sangre que sudar
La sin amor que recibir
La sin nada que perder
La sin ganas de llorar
La sin piedra en el camino
La sin recuerdo en la memoria
La sin futuro en la garganta
La sin muro que penetrar
A cabezazos
Afortunada tú, serpiente,
Que te desplazas por
La tierra tibia
En silencio
Palmo a palmo
Mano a mano
Cuerpo a cuerpo
Y que sientes su respiración y
Su aliento
Eternamente



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema La afortunada - María Inés Zaldívar