Inteligencia

A mi padre

Como el cielo, nunca mengua ni crece.
Es semilla y es árbol, a la vez,
Y es el don de la eterna madurez
Que a sí misma se nutre y embellece.

No es de nadie y a todos pertenece.
En la noche es brillante desnudez,
Por el día es desnuda brillantez,
Y a la postre su llama prevalece.

Desde el reino feliz del corazón,
Llega al punto, con nuevas soluciones,
Cual amiga infalible en la emergencia.

Mensajera de Dios en la oración,
Lo ven todo sus altas intenciones.
En silencio la oirás: INTELIGENCIA.


Poema Inteligencia - Luis Ángel Barquín Villaverde