Ii. alfama

Es un cuerpo la penumbra cuya niebla humedece

La dureza de gárgola de unas calles

Que ascienden y están acaso muertas.

El tiempo detiene un dosel de ropa usada

Y deja en el aire su celaje de musgo.

En las fachadas la blancura

Se aviene a la desidia de un destino borrado.

Es verano y la ciudad, debajo tuyo, cobra

Un azul de acuarela, rasgos que disipan

La bruma y los siglos.

No hay voluntad, sólo presencia

De cosas y gentes que de la vida

Rescatan un devenir de inventario.

La tarde, como el mar,

Escinde en dos orillas remotas

La quietud de un recuerdo de plazas vacías.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Ii. alfama - Juan Ramón Mansilla