Glosa de un verso de quasimodo

Imperceptible el tiempo abre su torbellino,

Y secreto se extiende alrededor del alma.

Y cada voz

Se arrastra hasta otra voz,

A su edad subterránea,

Hasta el centro inmóvil de las voces.

Donde se ensancha también el corazón,

La emoción de sentir en los espejos

Los signos detenidos de una vida más vasta,

El verso, mío y suyo,

Confundidos.


Poema Glosa de un verso de quasimodo - Miguel Florián