Espera

I
Espera que lleguen las voces,
que hablen los deseos
de esas noches ocultas
lejos de los cuerpos,
de la soledad del alma agrietada
cuando le faltas a mi universo,
para que sientas clara tu presencia,
cómo estás en el vivo recuerdo,
en la totalidad de un beso,
en el ser que me hace amarte,
cómo arrastro el hueco de tu sombra
para no olvidarte.

Espera que regresen mis ojos
cargados de otros mundos,
para que te veas en todos los momentos,
en el lugar donde mis sueños enloquecieron
por no poder compartir el aire,
donde inventé hasta tu aliento,
y besé las sobras de otros besos.

Espera,
debo enseñarte un continente de sal
que brotó de las noches,
el sudor helado,
el gozo lleno de ausencia,
otros rostros que amé en la tristeza,
ahora que todo me huele a ti,
a piel quemada por los besos,
a carne amada,
como si llegaras por el aire,
a último tributo hecho de nubes,
a cuerpos de nieve que se rozan
esperando el deshielo y la muerte.

Espera,
mira la oscuridad detrás de tu nombre,
el dolor cuando te busco
y vuelvo vacío de instantes,
con palabras que separan como mares,
como islas de olvido en la memoria,
que serán silencio,
bruma esparcida en la mañana,
cantos que nacerán muertos.

Espera,
quiero que recuerdes
cómo llegué a ti,
alejándome,
quise extraer la verdad de mi delirio,
poner frente a cada paso un océano,
sentirte por el agua,
en cada onda el ritmo de tus manos,
convertida en alga y espuma
por el eterno ritual de las mareas,
en blanco deseo hecho de luna,
después de las olas
como restos amados de un naufragio
que se quedan anclados entre las cosas.

Espera,
quiero hablarte
de un proyecto de besos sin límites,
de cuerpos pegados al alba,
de una noche llena de crepúsculos,
cómo a veces te veo hecha de sombras,
de profundos golpes de silencio,
como negándote a la luz
con la piel hundida hasta los huesos,
de ese afán de no ser
mientras te miro,
de no estar cuando te busco
desbocado por senderos de selva
y aguaceros tropicales,
ebrio de vaho que aspira
a dos labios en los atardeceres.

Y así vivo en talleres vacíos,
buscando indicios
en tus palabras vagas
secas como desiertos,
tarea en la sombra que nadie conoce
y que me acerca a ti
lejos del mundo,
de las voces que me parecen extrañas
y sólo lleno de fuego
vuelvo a amarte,
desde el silencio de las piedras,
desde las raíces más profundas,
desde el cielo roto por los rayos,
desde el sonido oculto en los mares,
en esta bahía esperando algo,
un leve rumor,
la mitad de tu latido.

Ya no sé
si eres o soy
lo que va conmigo:
confuso este vivir herido,
confuso mi dolor sin límites,
confuso acto haber dicho
lo que el corazón escondía,
ahora que aparecen nuevos misterios
dispuestos a ser noche para la vida,
para las sendas donde dejará todo,
tu voz, tus ojos
hasta que llegue la nada,
tu vacío para mi alma.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Espera - José Manuel Oliveros