La espera

La silenciosa cosecha de todos estos años

Se agosta en los cajones, envejece conmigo.

De tarde en tarde, mi mano se distrae

Quitándoles el polvo a esos vestigios

De emoción

Que se niegan a morir. Vuelven siempre,

Sumisos, al anónimo reposo de la espera.

Se alinean al azar bajo inseguros rótulos

Que alivian, como huellas, mi paso por el tiempo.

Austeros epitafios,

Sombras, murmuraciones vagas

Que se acogen, como gatos,

A la escueta caricia de la melancolía.


Poema La espera - Alfredo Buxán