Es tan firme, roselia, el amor mío

Es tan firme, Roselia, el amor mío,
Que primero verás sin orden luego
Arder la blanca nieve, helar el fuego
Y revolver su curso atrás el río:

Antes que experimentes mi desvío
Saldrá en la noche el sol pálido y ciego,
Pues antes que me mude sin sosiego
Por si lo hará un peñasco inmoble y frío

Nacerá del temor dulce esperanza
Y tierna compasión del bronce duro
Primero que yo intente abandonarte.

Todo verás sujeto a la mudanza;
Todo tendrá su fin, más te aseguro
Que lograré morir sin olvidarte.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Es tan firme, roselia, el amor mío - Manuel Justo de Rubalcava