El varón constante

Cuando el tiempo feliz desaparece
El constante varón jamás declina,
Entero en los aprietos de su ruina
Con rostro serenísimo aparece.

Firme si airado el cielo se oscurece,
Igual si muestra el sol su luz divina,
Ni el bien de la esperanza le alucina.
Ni el temor de los males le entristece.

Si caen sobre de él las altas cumbres
Las soporta con ánimo constante,
Venciendo las mayores pesadumbres:

Y aunque trueque la suerte de semblante
De estado mudara, no de costumbres,
Al mismo que antes era semejante.


Poema El varón constante - Manuel Justo de Rubalcava