Epitafio

Antes los días eran largos.
Ahora se me están haciendo eternos.

Si algún día han de acabarse
Las pisadas que en la vida
Di queriendo dejar huella;
Persiguiendo a veces gloria
Y otras solo hacer Historia,
Solo quiero que el recuerdo,
Con la savia de mis huesos
Dé las flores, las más bellas.
Cuando curen mis heridas
Jamás podrán marchitarse.

Ando buscando el Amor.
No un Amor de ren –
Ta fija. Tampoco un Amor de interés variable. Ando
buscando
El Amor. E –
Se Amor que mata más que

La muerte. Ese Amor tan
Obediente que tantas veces
Se

Divierte asfixiándote la vida. Ese Amor que contamina de
besos fotocopiados de otros besos. De miradas
Invisibles perdidas en la distancia.
Ando buscando el Amor. ¡
Siempre el Amor!.

Ese Amor que da sentido a las menti –
Ras. Ese
Amor que no respira. Que añora los fracasos. Que
Navega siempre, siempre a
La deriva. Ese
Amor que nunca cicatriza. Que trafica con los besos
Re –
Galados. Con los besos gratuitos. Esos besos de
Oca –
Sión. Besos mal pagados, besos de saldo garantizados de
por vida.

Ando buscando el Amor. Ese Amor con
Horari –
O de oficina. Ese Amor
Raquítico.
Anoréxico.

Superficial.
Ene –

Migo de sí mismo. Maldito y
Engreído. Mediocre y

Exqui –
Si –
To. Ese
Amor que sacrifica a quie –
Nes más lo necesitan. Ese amor arrogante y narcisista.
Ese Amor

Herido de
Amor herido. Ando bus –
Cando el Amor. Ese Amor que cada
Instante deshilacha
El corazón. Ese Amor que
No se olvi –
Da de lo débil que soy yo. Ese Amor
Osceno y caprichoso.

Enfermo de
Traición.
Ese Amor endémico y
Rencoroso que te lle –
Na de dolor, de
Ob –
Sesión y de sarcasmo. ¡Pero Amor al fin y al cabo!.


Poema Epitafio - Amado Storni