Epílogo

¿A qué obstinarse en proseguirla en vano…?
Ya terminó la Feria de la Vida,
A la paz y el estudio me convida
Una luz al crepúsculo encendida
En el viejo Convento franciscano…
¡La plaza está desierta
Y es triste la partida
Sobre el crujir de la hojarasca yerta
Al terminar la Feria de la Vida!

Del viejo templo voy hacia la puerta
Al abrirla rechinan sus barrotes…
Como no hay en el templo sacerdotes
Jesucristo me da la bienvenida
De astros y flores entre nuevos brotes…

¡Ya terminó la Feria de la Vida!

Forest Hills, Nueva York, Enero, 1927.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Epílogo - José Juan Tablada