En lugar de la tristeza

Los clásicos laureles y los almácigos de la ciudad
Caminan hacia los transeúntes. La noche reciente es
De un extraño violeta y será de un azul relampagueante,
Cuando resuene el golpetazo de las nueve. El invierno trajina
En las cúpulas predominantes y en los sótanos.
Está más alto que nunca el cielo.
Acaso es el momento de atosigar los pájaros dormidos,
Bajo las ramas colmadas por la lluvia. Las ramas metálicas,
Resonantes, de árboles cuyo nombre un día aprenderemos.
Aunque no habrá otros pájaros que tus manos, ni otro color
Sino el tuyo entre las hojas. Una hoja cálida y fría
Anda dentro de mí, temblando, y es tu ausencia.
Mejor será adentrarse en la sombra propicia
De las cafeterías.


Poema En lugar de la tristeza - Luis Suardíaz