El tesoro de macedonia

Yo era un melancólico capitán
Detrás de un tesoro fabuloso
Enfrentaba mercenarios
Bandidos
Fuerzas del orden
La estúpida ley

Mis desgraciados amigos
Muchos
Se pudrieron en cárceles
O en fosas comunes

Llegué a Rodas
Mataban poetas en Armenia
En los Balcanes resonaban los sables
Desde la costa dálmata
Se sentía en olor de la carroña
Azrail ángel de la muerte orinaba en la cabeza
De los bosnios
El tesoro parecía inalcanzable

Fumando opio
Tuve la visión
De una mujer
Infinitamente aburrida en las cuatro paredes
De vidrio de un banco en Atenas

Ella tenía tatuado en su vientre
El plano del tesoro

Y me quedaba con la mujer
Y con el mapa


Poema El tesoro de macedonia - Miguel Huezo Mixco